30
Jun
09

Led Zeppelin; en el blues y el hard rock

El primer disco de Led Zeppelin -Led Zeppelin I- se publicó en el año 69. La portada recogía el accidente del dirigible Hindenburg en su aterrizaje en Nueva Jersey el 6 de mayo de 1937. Su sonido era una combinación de folk y rock asentado sobre el blues. El disco se abría con Good times, bad times, una canción que parecía seguir la línea de las composiciones de grupos beat con un estribillo cercano al pop pero introducía un trabajo contundente a la guitarra. La siguiente canción, Babe, I’m gonna leave you, apuntaba mucho más del sonido que desarrollaron Led Zeppelin. Se trata de una canción original de Anne Bredon que inician como una balada acústica pero que, poco a poco, se convierte en una pieza de rock de 6 minutos y 40 segundos. En esta canción se conjugan dos de los estilos presentes en Led Zeppelin al largo de su carrera; el sonido acústico ligado al folk y el ritmo pesado que define su estilo de rock.

Enmarcados en la fascinación que sentían los músicos ingleses de los 60 por el blues americano, Led Zeppelin grabaron varios blues en su primer álbum. En palabras de Jimmy Page: “el blues fue un factor fundamental en el primer disco de Led Zeppelin.” De hecho, una gran cantidad de grupos como John Mayall and the bluesbreakers, Yardbirds, The Animals, The Small Faces, Cream y también los Rolling Stones habían basado su sonido en el blues y habían hecho versiones de clásicos de Ray Charles, Muddy Waters o Howlin’ Wolf. Llegó agosto del 68, Jimmy Page se había quedado como único miembro de los Yardbirds y reclutó al bajista John Paul Jones, al baterista John Bonham y al cantante Robert Plant para hacer una serie de conciertos por Escandinavia y emprender un nuevo proyecto finalmente llamado Led Zeppelin.

Todos ellos habían tocado, o bien como músicos de estudio, o en otros grupos y les unía el gusto por el blues y la aspiración de crear un sonido propio. Además, Page tenía clara la importancia de los riffs en su modelo de grupo. “Un gran riff es algo que te sale instintivamente. Tiene energía, actitud y sexo. La idea era ser un grupo basado en los riffs. Mis influencias venían del blues de riffs de chicago de los años 50: Muddy Waters, Howlin’ Wolf y Billy Boy Arnold. Boogie Chillen, de John Lee Hooker, eso es un riff. Se coge, se absorbe y se aplica tu propio carácter, y así sale de otra manera diferente.” Page escuchaba discos americanos y tocaba sobre ellos, “escuchabas el solo, levantabas el brazo del tocadiscos y lo ponías otra vez.” También Robert Plant era un gran admirador del blues y había desarrollado su propio estilo aprendiendo de los cantantes de blues.

Led Zeppelin I incluía You Shook Me y I can’t quit you baby de Willie Dixon. La primera -con una duración de 6 minutos y medio- trataba el blues con un ritmo cansado y onírico e incorporaba teclados (John Paul Jones) y armónica (Robert Plant). Por su parte, en I can’t quit you baby destaca la línea de bajo y la guitarra solista de Jimmy Page. Además de estas dos versiones de Willie Dixon, el disco terminaba con How many more times, una composición propia influenciada por el blues con un ritmo más rápido y duro y pasajes psicodélicos.

En el disco había también otras grandes canciones que demostraban el potencial del grupo como Dazed and Confused -probablemente una de las mejores canciones del grupo- y Communication Breakdown. Dazed and Confused mostraba el misticismo del grupo así como cierta tendencia a la psicodelia y experimentación sostenida sobre la fuerza de Bonham a la batería y la línea de bajo de Jones. Jimmy Page sorprendía tocando partes de guitarra con un arco de violín -también lo hizo en How many more times-. La primera vez que lo hizo fue por sugerencia de un violinista de estudio y llegó a usarlo en su etapa con los Yardbirds en la canción Little Games. Communication Breakdown era una canción de punk rock en el año 69 y con el sello de Led Zeppelin. El ritmo rápido de guitarra y sus dos minutos y medio de duración llevaron a Johnny Ramone a hablar de Communication Breakdown como inspiración de su estilo punk.

En una entrevista en 1975, Jimmy Page comentaba su particular visión del primer álbum. “Para el material, obviamente fuimos hasta las raíces del blues. Todavía tenía muchos riffs de los Yardbirds por utilizar. (…) Pero después de eso, en el segundo LP, se puede escuchar la identidad del grupo formándose.” Aún así, Led Zeppelin II se inicia siguiendo la misma tendencia: whole lotta love tenía una letra derivada de la canción you need love/woman you need love de Willie Dixon aunque el riff central de la canción era composición de Page. La estela del blues seguía muy presente en la música de Led Zeppelin. The Lemon Song era una adaptación de la letra del tema Killing Floor de Howlin’ Wolf que homenajeaba a Robert Johnson recuperando varios versos de Travelling Riverside Blues. La explícita canción de Robert Johnson decía: “Puedes exprimir mi limón hasta que el zumo corra por mi pierna” y lo repetía varias veces. Led Zeppelin reformuló mínimamente el verso y Robert Plant cantaba: “exprímeme hasta que el zumo corra por mi pierna.”

Por otra parte, Heartbreaker, Moby Dick y Bring it on home también están emparentadas con el blues por la progresión de acordes. De hecho, bring it on home es una versión del clásico interpretado por Sonny Boy Williamson II. Tanto Heartbreaker como Moby Dick demuestran la gran inspiración de Jimmy Page para componer sus riffs. El riff de Heartbreaker no seguía la progresión entera del blues sino sólo el grado I y el grado IV (el blues tradicionalmente es I-IV-V). La progresión de Moby Dick sí es completa (I-IV-V) aunque hay gran parte de la canción sólo con batería. En ambos casos vemos como Led Zeppelin aprovechaba el blues para hacer sus propias composiciones.

En cualquier caso, la publicación del segundo LP de Led Zeppelin generó debate y acusaciones de plagio contra el grupo. Incluso, dieciséis años después Willie Dixon llevó el asunto a los tribunales por Whole Lotta Love para cobrar sus royalties y consiguió que se incluyera su nombre en los créditos del disco. En The Lemon Song Howlin’ Wolf y Led Zeppelin llegaron a un acuerdo y Chester Burnett (Howlin’ Wolf) aparecía como co-autor. En el caso de Bring it on home, la canción empieza y termina imitando deliberadamente el sonido de Sonny Boy Williamson II, incluso con Robert Plant jugando con la armónica y la voz al estilo llamada-respuesta tan clásico del blues. Sin embargo, todo el grueso de la canción es completamente distinto con el sonido duro y distorsionado del grupo. Incluso los miembros del grupo han tenido que pronunciarse. En una entrevista Jimmy Page dijo: “Eran letras tradicionales que iban más allá de los artistas con los que la gente los relacionaba. Los riffs los hicimos completamente distintos aparte de canciones como ‘You shook me’ y ‘I can’t quit you’ que estaban atribuidas a Willie Dixon. En Bring it on home solo hay una pequeña parte cogida de la version de Sonny Boy Williamson II y lo pusimos como homenaje a él.”

Es cierto que en el blues existen canciones que se han convertido en standards después de que multitud de artistas la interpretaran. También ha sido frecuente el intercambio de versos entre artistas dando lugar a canciones con de nombre distinto. Sin embargo, generalmente estos casos tenían lugar entre artistas negros americanos y la mayoría de ellos tenían un éxito -si lo tenían- limitado y eso favorecía la falta de conflicto. Cuando las grandes bandas inglesas recuperaban cantidad de canciones de blues -que en EE.UU. se entendían como parte del pasado tras la irrupción del rock n roll- y las convertían en éxitos y ellos en estrellas, las cuestiones de la autoría tomaban otra dimensión. En 1973, tras haber publicado sus cuatro primeros Led Zeppelin se consagró en la gira por EE.UU. batiendo récords de asistencia y ventas en estadios. El 4 de marzo tocaron en Atlanta antes más de 49.000 personas y el día siguiente en Florida ante 56.000 espectadores batiendo el récord de asistencia a un concierto en EE.UU. que hasta el momento tenían los Beatles. Un mes más tarde superaron su propio récord en San Francisco donde recaudaron 325.000 dólares en taquilla.

Led Zeppelin se había convertido en el gran grupo de los setenta y sus conciertos en experiencias de misterio y rock; “No éramos la clase de grupos que salía y tocaba los temas nota por nota. Alargábamos las canciones y todas las noches era distinto.” Los discos Led Zeppelin III y Led Zeppelin IV habían seguido llevando a Led Zeppelin a lo más alto. El tercero, pese a no estar considerado uno de los mejores álbumes del grupo, incluía grandes canciones como Since I’ve been loving you, Out on the tiles o Tangerine. No era un disco tan rockero como los anteriores sino que incluía muchas canciones acústicas. Page y Plant se retiraron en una granja para componer en el campo, alejados del ritmo de las giras y el éxito. El cuarto LP empezaba con Black Dog, continuaba con la aclaradora Rock n roll -otra vez una estructura de blues- e incluía la mítica y famosísima Stairway to heaven. Incluso Stairway to heaven no ha logrado escapar de las acusaciones de plagio. Más allá los mensajes satánicos que algunos han querido encontrar a la canción, la progresión de acordes inicial es muy similar a Taurus, del grupo Spirit -de los que Led Zeppelin había sido teloneros.

Led Zeppelin había partido del blues y el folk desde una perpectiva rockera y con influencias psicodélicas y experimentales de finales de los 60 y se convirtió, mediante la creación de un sonido pesado propio, en uno de los grandes precursores del heavy metal y un grupo consagrado de hardrock sin abandonar su esencia. Incluso se aprecia un cambio de estética desde la primera época, en la que todavía recuerdan a la cultura hippie, a los conciertos con Page enfundado en su traje de dragón y los pantalones apretados. Como demostraron a lo largo de toda su carrera, la música de Led Zeppelin no entendía de limitaciones. Canciones como Royal Orleans y, especialmente, The Crunge muestran el lado más funky del grupo. D’yer ma’ker es una mezcla de reggae y pop. La contundencia y pesadez de Kashmir se conjuga con melodías árabes y Boogie with Stu es una sorprendente y clásica relectura del boogie a ritmo del piano de Ian Stewart.

Actualmente, algunos grupos de rock suenan muy parecidos a Led Zeppelin, sobre todo Kingdom Come -sólo hace falta escuchar Get it on– aunque también otros como Wolfmother. En efecto, la música de Led Zeppelin fue tremendamente influyente y decisiva en la transición entre los sesenta y los setenta por la transformación sonora de la música más primaria a la anticipación de géneros que todavía estaban por llegar.

Artículo publicado en Alterzoom

Enlaces a descargas:

Led Zeppelin I Led Zeppelin II Led Zeppelin III Led Zeppelin IV

Otros discos de Led Zeppelin (Discografía)

Howlin’ Wolf – Moanin’ in the moonlight

Descarga Sonny Boy Williamson II – More Real Folk Blues


0 Responses to “Led Zeppelin; en el blues y el hard rock”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Décadas y estilos

Música en Tránsito

junio 2009
L M X J V S D
« May   Jul »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Comentarios recientes

frutasingular on La imagen de un final: Lynyrd…
frutasingular on Videoarte
org.uk on Coloquio con Jesús Franco sobr…
Desde Tránsito no nos hacemos responsables de los enlaces externos y os animamos a adquirir copias originales (siempre que podáis). Este es un espacio altruista para compartir y divulgar la cultura en el que esperamos podáis conocer cosas nuevas o sorpredentes.

A %d blogueros les gusta esto: