Archivos para 25 diciembre 2009

25
Dic
09

Supervivientes del Blues: Pinetop Perkins – Pinetop & Friends (2008)

Nacido como Joseph William Perkins el 7 de julio de 1913, ‘Pinetop’ Perkins es uno de los grandes supervivientes del blues auténtico del Mississippi. A sus 96 años, Pinetop pertenece al pequeño grupo de bluesmen que siguen en activo, sacando discos y actuando en directo. David Honey Edwards (28 de junio de 1915), B.B. King (16 de septiembre de 1925), Chuck Berry (18 de octubre de 1926),  Fats Domino (26 de febrero de 1928), Matt ‘Guitar’ Murphy (29 de diciembre de 1929), Louisiana Red (23 de marzo de 1932), Otis Rush (29 de abril de 1935), James Cotton (1 de julio de 1935), Jerry Lee Lewis (29 de septiembre de 1935), Sugar Pie Desanto (15 de octubre de 1935), Willy ‘Big Eyes’ Smith (19 de enero de 1936) y Etta James (25 de enero de 1938) son algunos de los artistas clásicos enraízados en blues que siguen vivos y, aunque algunos de ellos ya no actúan, siguen representando al estilo con toda su fuerza. Algo tienen estos músicos cuando pasan todos de setenta y siguen con ánimo y salud para seguir interpretando música. Pinetop, cerca de la centena, gana en años a todos los demás y representa la figura del bluesman del Mississippi que emigró a Chicago.

Pinetop Perkins es conocido, sobre todo, por haber formado parte de la banda Muddy Waters en la que entró en 1969 sustituyendo a Otis Spann. Perkins se quedó con Muddy hasta el año 81 incluyendo las participaciones  en los célebres discos de retorno de Waters: Hard Again (1977) y I’m Ready (1978). Con un estilo notablemente distinto al de Otis Spann, Perkins se convirtió en una “figura legendaria por ser el mayor del grupo” (Gérard Herzhaft, La Gran Enciclopedia del Blues) y continuar con la tradición clásica del piano sureño. Mientras que Otis Spann había desarrollado un estilo de piano más moderno a partir de la influencia de Big Maceo, el sonido de Perkins estaba basado en el boogie-woogie y el barrelhouse. De hecho, uno de sus temas más emblemáticos, Pinetop’s Boogie Woogie, es una relectura de una composición original de Pinetop Smith. La canción original de Pinetop Smith, grabada en 1928, se cita a menudo como la primera grabación de boogie woogie.

Pinetop nació en Belzoni (Mississippi) en el año 1913 y empezó tocando la guitarra hasta que una herida causada en una pelea con una corista le hizo pasarse al piano. A partir de ahí, estuvo actuando como músico durante los años 30 y 40 en la zona del delta del Mississippi. Pasó tres años junto el cantante y armonicista Sonny Boy Williamson II con el que participó en el programa de radio King Biscuit Time de la KFFA, estuvo de gira con Robert Jr. Lockwood y con Robert Nighthawk con quien llegó a viajar a Chicago para grabar con él para Chess Records. Era 1948, el año en que Muddy Waters iba a empezar a ganar cierta popularidad con la grabación de I can’t be satisfied y Little Anna Mae pero Pinetop todavía no estaba preparado para la gran ciudad industrial. Volvió al sur y tras una breve colaboración con B.B. King, recorrió estados junto al genial guitarrista Earl Hooker durante la década de los 50. En el 53 grabó el tema mencionado, Pinetop’s boogie woogie, para Sun Records. Sam Phillips, fundador de Sun, se hizo famoso por ser el “descubridor” de Elvis pero antes de grabarle a él, se dedicó a grabar a músicos de country y bluesmen como Howlin’ Wolf y el propio Pinetop Perkins. No resulta nada raro que fuese así ya que el blues, y específicamente el boogie woogie es el principal antecesor del rock ‘n’ roll -si es que de verdad son géneros distintos-. Perkins siguió su andadura musical junto a gente como Ike Turner y Boyd Gilmore y a finales de los sesenta volvió a Chicago para reunirse otra vez con Earl Hooker. Esta estancia en la ciudad del blues eléctrico sí fue definitiva para Pinetop Perkins que a los pocos meses entró en la banda del principal bluesman de la ciudad, Muddy Waters. Pinetop, que ya tenía 55 ó 56 años,  gozó entonces de su periodo de mayor popularidad así como de trabajo en una formación estable. Pinetop tuvo la difícil papeleta de sustituir a Otis Spann pero aportó su propio sonido y la experiencia de haber trabajado durante tantos años.

Curiosamente, la carrera de Pinetop Perkins ha ido de menos a más en cuanto a producción discográfica. Abandonó la banda de Waters en 1980 y formó The Legendary Blues Band junto a Willie “Big Eyes” Smith, Louis Myers, Calvin Jones y Jerry Portnoy. Más tarde, empezó a grabar como líder en las sesiones  y se convirtió en un músico habitual en festivales, programas y noticias. A partir de ahí, recogemos las palabras de su página web, “es ciertamente irónico que Pinetop esperara a cumplir los 80 para florecer como líder publicando 15 discos en 15 años empezando en 1992.”  Aunque recientemente se ha publicado también el dvd Born in the Honey que repasa la historia del pianista, Pinetop Perkins & Friends es su último trabajo de estudio. Se trata de un disco de blues fantástico en el que Pinetop hace su propia versión de 10 clásicos rodeado de colaboraciones: Nora Jean Bruso, Eric Clapton, Paul Diethelm, Willie Kent, B.B. King, “Little Frank” Krakowski, Eric Sardinas, Kenny Smith, Kester Smith, Leon Smith, Willie “Big Eyes” Smith, Bob Stroger, Jimmie Vaughan y Bill Willis.

El disco gira principalmente en torno a dos ejes: el boogie-woogie y la tradición del Chicago Blues. La primera es canción es Take it easy, uno de los boogies clásicos de Pinetop en el que vemos que Pinetop se mantiene en un gran estado de forma. Los coros femeninos y la guitarra solista terminan por redondear la canción. Down In Mississippi junto a la inconfudible guitarra de B.B.King y Barefootin’ (versión del hit de Robert Parker) siguen la misma línea y Look Yonders Wall nos remite al blues clásico de Elmore James. Por otra parte, hay dos versiones de su colega Muddy Waters. Canciones que interpretaron juntos y clásicos del blues: Got my mojo workin’ y  Hoochie Coochie Man en las que ahora Pinetop recoge algunos de los fraseos vocales de Muddy.  El apartado de canciones dedicadas a Chicago se cierra con la canción definitiva sobre esta ciudad,  el blues de Robert Johnson, Sweet Home Chicago. El disco lo completan Anna Lee, How Long/Come Back Baby -cantada junto a Nora Jean Bruso- y Bad Luck Baby, todos ellos blues lentos que añaden un poco de calma a un disco sorprendente.

Lo fabuloso de este tipo de músicos y artistas que provienen de orígenes tan  sencillos es la humildad que conservan, la naturalidad con la que hacen aquello que han hecho durante toda su vida. La mayoría nacieron en ambientes pobres, no fueron a la escuela ni recibieron una educación tal y como la concebimos ahora pero pusieron todo su esfuerzo y constancia en la música. Ahora reciben premios, son idolatrados por nuevas generaciones y se conservan como una especie de tesoros histórico-musicales. Pinetop Perkins es un de ellos…

 

 

 

 

Descarga Pinetop Perkins & Friends

Descarga Pinetop’s Boogie-Woogie

Posts relacionados:

Supervivientes del Blues: Fats Domino

El adiós de Pinetop

 

13
Dic
09

Willie Nelson & Wynton Marsalis – Two Men With The Blues (2007)

Grabado en directo en el Lincoln Center de Nueva York el 12 y 13 de enero de 2007, Two Men With The Blues reúne al clásico del country Willie Nelson y al trompetista de jazz Wynton Marsalis. Acompañados por la banda de Marsalis, ambos demuestran con alegría el contacto entre estilos como el jazz, el blues o el country. El disco empieza con Bright Lights, Big City, una versión del tema de Jimmy Reed que alcanza una dimensión casi mágica. Con este magnífico inicio, confirmamos las palabras de Willie Nelson: “Estas canciones, escuchadas de esta manera y con este grupo… -eso no se había hecho antes. Cualquier cosa que yo haga, si añades a Wynton y estos tíos, lo llevan a un nivel diferente.” La harmónica, la trompeta y el saxo recuerdan los sonidos de la ciudad  y después entra Willie que se adueña del tema.

Two Men With The Blues es básicamente es un disco de blues pero tocado por músicos de jazz y por Willie Nelson, un countryman capaz de abarcar todo el terreno común de los estilos. A lo largo de los años sesenta, durante su estancia en Austin, Nelson consiguió recuperarse de sus problemas de alcoholismo, de tenencia ilícita de armas y problemas contractuales para hacerse popular con un country inlfuenciado por el rock ‘n’ roll, el jazz y el western swing. Willie empezó a desarrollar un fraseo de guitarra con un toque jazzístico que puede apreciarse con claridad en Two Men With The Blues. Uno de los ejemplos es Nightlife, un clásico del propio Nelson del cual se han hecho infinidad de versiones en el country. En este disco se acentúa el componente melancólico de Nightlife con la fantástica trompeta de Marsalis.  Por su parte, Wynton Marsalis está considerado uno de los grandes músicos que al jazz ha dado desde los años 80. Situado ya en un lugar privilegiado, Marsalis desarrolló un estilo de tocar la trompeta basado en la tradición clásica y en grandes músicos como Louis Armstrong y Miles Davis. Precisamente, este acercamiento hacia el sonido clásico del jazz le ha valido tanto aplausos como críticas generando, a menudo, gran controversia. Algunos le alabaron por salvar al jazz del ámbito más experiemental o del contacto con el pop pero otros le han criticado por ser segmentario y limitar la innovación.

En efecto, Marsalis y su banda beben directamente del sonido clásico del jazz y se agradece que lo hagan reproduciendo un sonido moderno. Ese acercamiento tiene mucho que ver con la selección de las canciones de Two Men With The Blues que combina composiciones de Willie Nelson con temas clásicos de blues y jazz. Basin Street Blues y My Bucket’s got a hole in it son canciones que interpretaban las bandas de Dixieland y mantienen el genuino sonido de Nueva Orleans. Rainy Day Blues y Ain’t Nobody’s Business son standards de blues. De hecho, Ain’t Nobody’s Business ha sido interpretada por artistas como Bessie Smith, Billie Holiday o Freddie King.  Destacan también las versiones de joyas como Georgia On My Mind de Ray Charles y Caldonia de Louis Jordan. El disco se cierra con That’s All, despedida con un tema del clásico del country Merle Travis que mantiene un regusto más rural y cabalgante.

En definitiva, se trata de un disco muy recomendable para acercarse a estos dos grandes artistas o simplemente para disfrutar un rato de buena música. Es un acierto que el disco esté grabado en directo porque, además de que la grabación es muy nítida, se aprecia la espontaneidad del directo, los aplausos del público después de cada intervención y la interacción entre todos los músicos.

Formación: Willie Nelson – Voz y guitarra / Wynton Marsalis – trompeta / Mickey Raphael – harmónica / Walter Blanding – saxofón / Dan Nimmer – piano / Carlos Henriquez – bajo / Ali Jackson Jr. – drums

Descarga Willie Nelson & Wynton Marsalis – Two Men With The Blues

07
Dic
09

Recopilaciones Tránsito – Same Old Blues

Same Old Blues es un nuevo tipo de recopilatorio que añadimos a Recopilaciones Tránsito. Se trata de un recopilatorio dedicado al blues en el que tratamos de recoger una visión divertida y up-tempo de un género tan amplio. Hemos tenido en cuenta las peticiones hechas en la entrada de Groove 2.

Como siempre, son bienvenidos los comentarios y las sugerencias. Esperamos que os guste.

Descarga Recopilaciones Tránsito – Same Old Blues

01. Johnnie Johnson – Johnie B. Bad

02. Taj Mahal – Hello Josephine

03. Freddie King – Just Pickin’

04. Jeff Healey Band – Mess O’ Blues

05. Professor Longhair and Clarence Gatemouth Brown -Rockin’ Pneumonia and the boogie-woogie Flu

06. Albert Collins – Don’t lose your cool

07. Fito & Fitipaldis – Esta Noche

08. James Cotton, Junior Wells and Carey Bell – Who

09. Eric Burdon – Don’t ever let nobody drag your spirit down

10. Los Suaves – Burro Cansado Blues

11. Willie Nelson and Wynton Marsalis – Caldonia

12. Loquillo – Es la noche

13. Johnny Winter – Lone Wolf

14. Stevie Ray Vaughan – Rude Mood

15. ACDC – Whole Lotta Rosie

16. Platero y tú – Maldita Mujer

Descarga Recopilaciones Tránsito – Same Old Blues

05
Dic
09

Buscando a Eric (Ken Loach, 2009)

A pesar de ser categóricamente rechazado por una parte de la crítica especializada, Ken Loach es, sin duda, uno de los grandes directores de la actualidad. Dedicado a la dirección audiovisual -tanto en televisión como en cine- desde hace más de 40 años, Ken ha logrado mantenerse en el difícil mundo del cine (europeo) película tras película y, a menudo con lo que a mi juicio debe considerarse un valor añadido: abordar personajes anónimos pero representativos para criticar el mundo en que vivimos. Este es uno de factores que quizás ha impulsado la indiferencia de algunos críticos; utilizar el arte para hacer realismo social y tener una actividad política manifiesta.

En Buscando a Eric, Loach trabaja con su habitual guionista Paul Laverty y se alejan de los planteamientos más políticos y dramáticos de sus últimas películas (En un mundo libre… y El viento que agita la cebada) para combinar drama y humor. La película se centra en la vida de un trabajador de correos al borde de la desesperación absoluta. Eric Bishop (Steve Evets) es un fanático del fútbol, separado y que trata de convivir con sus dos hijastros que se verá obligado a hacer frente a su pánico, a arriesgarse y actuar para enfrentarse con su propia vida y su pasado; su ex-mujer y sus hijos. Para ello se apoyará en sus amigos y compañeros de trabajo pero, sobre todo, en su héroe Eric Cantona con quien conversará filosóficamente acerca de sus opciones y su vida entre copas de vino y cigarrillos de la risa.

El futbol ocupa un papel importante en la película pero no de una forma cargada sino siendo conscientes de que, como dicen en la película, “los partidos de fútbol son el único sitio en que uno puede juntarse con sus amigos a gritar,” un espectáculo dónde el individuo se olvida de sus problemas durante dos horas. Los momentos más tensos de la película están ligados a la historia de uno de los hijos de Eric Bishop que sin saber casi como queda atrapado en la red del gangster local. Por otra parte, los amigotes de Eric -aquellos con los que trabaja, ve el futbol y comparte terapia (magnífico personaje el de Meatballs) se encargan de darle a la historia un final feliz, cómico y emocionante cuando crees que esta sólo puede terminar mal. A veces, parece advertirnos esta comedia, las cosas pueden salir bien aunque se hayan puesto muy feas. Ese momento de redención personal y colectiva que supone la Operación Cantona es un desenlace valiente que, a la vez, satisface al espectador.

Personalmente, uno de los aspectos que más me ha gustado es la presencia del rock ‘n’ roll en el relato. Eric Bishop era un buen bailarín de rock ‘n’ roll, así conoció a Lily. Eric recuerda sus zapatos de gamuza azul (Blue Suede Shoes) que terminan volviendo a brillar, los bailes de It’s Late y High Shcool Confidential y Cantona, en uno más de sus dichos, le recuerda con un perfecto doble sentido que uno nunca olvida el rock ‘n’ roll. En definitiva, Buscando a Eric es una película muy recomendable con la que el espectador llega a reírse y emocionarse a partir de una situación dramática y creíble de un trabajador de correos al que un día le dio pánico enfrentarse a la vida.

 




Décadas y estilos

Música en Tránsito

diciembre 2009
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Comentarios recientes

frutasingular en La imagen de un final: Lynyrd…
frutasingular en Videoarte
org.uk en Coloquio con Jesús Franco sobr…
Desde Tránsito no nos hacemos responsables de los enlaces externos y os animamos a adquirir copias originales (siempre que podáis). Este es un espacio altruista para compartir y divulgar la cultura en el que esperamos podáis conocer cosas nuevas o sorpredentes.