Posts Tagged ‘Brian Setzer

06
Mar
11

Cat Club: Trabajadores del Rock ‘n’ Roll

En la MondoSonoro de marzo podéis leer la entrevista que realicé al grupo de rock ‘n’ roll Cat Club a propósito de la inminente gira por EE.UU. y la grabación de su próximo trabajo, “Historias del Lado Este”.

Sean o no buenos tiempos para el rock ‘n’ roll, Cat Club sigue peleándolos. El grupo ya está en el estudio grabando su tercer disco, “Historias del Lado Este”, título inspirado en el West Side Story de Leonard Bernstein. Mientras tanto, se preparan para su inminente gira por el Midwest Norteamericano.

Habrá que tener paciencia y esperar hasta el próximo otoño pero, ¿cómo será el nuevo trabajo de Cat Club? ““Con el Debido Respeto” iba enfocado un poquito más al cine negro y “Historias del Lado Este” un poco más al rollo urbano, a los problemas de cualquier chica de quince años y a los temas que suceden día a día. Las letras están un poco más enfocadas a las ciudades, a los problemas de la gente… a nuestro mundo real.”

Aunque volcados en la grabación del disco, Cat Club se prepara ya para llevar su rock ‘n’ roll en castellano a tres de los EE.UU. Desde el 10 al 15 de abril, Winona, Rochester y Minneapolis en Minnesota; Omaha en Nebraska; y Sioux City en Iowa recibirán una intensa descarga de nuestros Cats. “Nos interesa mucho preparar un buen repertorio porque son cinco días seguidos. Tendremos cuatro o cinco versiones pero el ochenta por cien del repertorio lo haremos en castellano. Haremos la selección más potente que tengamos, lo que más gusta a la gente: “Con el Debido Respeto”, “Otro Ocupara Mi Lugar”… canciones con las que sabemos que la gente reacciona muy bien.” Para tres músicos que se definen como trabajadores del rock ‘n’ roll y que se nutren de géneros clásicos americanos, viajar a EE.UU. es un obligado, una aventura y una ilusión. “Nunca se sabe, a lo mejor allí hay algún promotor que nos escucha en directo, flipa con nuestro sonido y luego, al cabo de seis meses u ocho meses, la gira puede ser un poco más extensa. La cuestión es contactar para volver en condiciones mejores. Si no fuéramos con esa ilusión no valdría la pena.”

Eso sí, Migue, Archie y Lucky también aprovecharán para hacer un poco de turismo: ver los tremendos parajes del nacimiento del Mississippi, visitar Albert Lea -ciudad natal del mítico Eddie Cochran- y quizás reunirse con el todopoderoso Brian Setzer.Encontrase con el principal referente rockabilly desde los años 80 supondría cerrar un capítulo que se abrió hace un par de años en San Pedro del Pinatar (Murcia), cuando Cat Club teloneó a Stray Cats en su gira de despedida. “A los mitos a veces mola tenerlos como mitos de lejos. En un póster en el cuarto. Al conocerlos personalmente a lo mejor te desengañas un poco, aunque no es el caso porque no nos dio tiempo a conocer a Brian. ¡Salió tan zumbado que no había dios que lo cogiese! ¡Brian Brian…!” Aunque guardan fidelidad a los Stray Cats al preguntarles por su actuación preferida, tienen mucho de donde elegir. Han compartido escenario con gente como Robert Gordon, Crazy Cavan, Sleepy LaBeef y recientemente con Imelda May. “Desde los 9 años, quién me iba a decir a mí [Migue] que yo iba a estar en el mismo escenario con los Stray Cats. Entonces vengan las actuaciones que vengan y hayamos hecho lo que hayamos hecho, la de los Stray Cats.”

Ante la inminencia de la gira resulta inevitable no recordar su viaje a Japón del año 92, todavía con su banda originaria Los Swinguers, tras ganar un concurso de maquetas. A la vuelta, grabaron y presentaron su primer trabajo en programas tan mainstream como “Pasa la Vida”, con María Teresa Campos en TVE. Las experiencias de aquel viaje revivirán en “Historias del Lado Este”. “Hay un título de canción de este nuevo disco, “Habitación 401”, que hace referencia a nuestra habitación y a lo que pasó allí. Fue una gran experiencia con todo lo que tienen las grandes experiencias cuando eres joven o novato en estas historias. Conoces un poco la industria, la gente que se mueve alrededor, los intereses que hay creados, todo lo que te prometen y que luego no se cumple… Pero eso tampoco nos convenció nunca. Siempre hemos ido de caminito, como las hormiguitas.”

Después de las fantásticas noticias para el grupo y sus seguidores, Cat Club mantiene su ritmo de bolos con la actitud abierta que les caracteriza y la misma aspiración de siempre: conectar con el público. Mucha de la gente que viene a vernos y nos apoya o felicita es gente que no son roqueros, sino gente que ha pasado por allí, por casualidad o porque lo han escuchado en la radio. Aparecen en los conciertos y se sorprenden gratamente, nosotros más todavía. Eso nos enorgullece. Este mes de marzo estarán el día 4 en la sala Durango junto a Gatos Locos, el 18 en el Four Seasons de Castellón y el 26 en la Edad de Oro.

26
Jun
09

Stray Cats – Gonna Ball (1981)

Gonna Ball (1981), el segundo disco de los Stray Cats, sólo se publicó en Inglaterra donde el grupo se había instalado tras la grabación de su álbum debut, Stray Cats (1981).  Brian Setzer (guitarra y voz), Lee Rocker (contrabajo) y Slim Jim Phantom (batería) cambiaron Nueva York por Londres en busca de un público más receptivo y lograron insertar su rockabilly en las listas de éxito británicas con singles como Runaway Boys, Rock This Town y su mayor éxito, Stray Cat Strut. El grupo, con la formación clásica de trío, fue capaz de protagonizar un revival del rockabilly en un momento en el que el punk inglés estaba acabado. La recuperación del sonido de los 50 y la reivindicación de figuras como Eddie Cochran o Gene Vincent (veáse Gene & Eddie) se combinaron con un sonido, en ocasiones, más duro y virtuoso pero que no se alejaba de los canones clásicos del rock ‘n’ roll y de los estilos que lo alimentan.

Si el primer disco incluía canciones como Storm the emabassy -proamericana y con mayor distorsión de la que acostumbraban- y Rumble In Brighton -centrada en las peleas de rockers en Brighton- además de los éxitos citados, el segundo disco parecía volverse más sofisticado e ir más atrás en el tiempo. Si bien Stray Cats (1981) ya incluía versiones clásicas como Jeannie, Jennie, Jennie (Eddie Cochran) o Double-Talking Baby (Gene Vincent), Gonna Ball (1981) incorpora composiciones e instrumentos distintos. Wasn’t that good, mi preferida del disco, remite inequívocamente a Louis Jordan desde el inicio por el uso del saxo, la llamada-respuesta entre saxo y guitarra, la forma de resolver y su ritmo característico de jump blues. En este sentido, los Stray Cats demostaron desde el primer disco con Wild Saxaphone y a lo largo de toda su carrera el gusto por el saxo.

Como novedades instrumentales reales encontramos en Gonna Ball (1981) la presencia de la armónica a cargo de Brian McDonald en Cryin’ Shame y el uso del teclado (Ian Stewart/John Locke) en Rev it up & go y (She’ll stay just) one more day. La primera sigue la línea del rock ‘n’ roll de Chuck Berry y la segunda, sin la voz de Brian pero con órgano y saxo tiene un toque más jazzy. Además, Brian Setzer utiliza el slide a lo largo de todo el disco: acompañándose en You Don’t Believe Me, llevando el peso en la instrumental Wicked Whisky marcada por el sonido sureño de EE.UU. , en Crazy Mixed-Up Kid donde Brian muestra su capacidad solista con el bajo galopante respaldándole y en Little Miss Prissy, una canción que resume el sonido del grupo.  Terminando con el repaso por las canciones, quedan la inicial Baby Blue Eyes -la única canción del disco incluida en el Best Of y Gonna Ball, la canción que da nombre al disco que siendo una buena canción no destaca por encima de las demás. Por último, Lonely Summer Nights, una balada de amor en la que Brian, acompañado por el saxo (Lee Allen/Steve Poncar), pone en práctica su faceta de crooner que continuaría con canciones como I won’t stand in your way.

En definitiva, hablamos de un disco con menor impacto comercial que el Stray Cats (1981) pero con una propuesta musical relativamente amplia y que se adentra en los orígenes y las potencialidades del rockabilly. Quizás la falta de canciones adecuadas para triunfar como singles o el siempre especial impacto del disco debut de una banda hicieron que Gonna Ball (1981) se colocara por detrás de su predecesor. Aún así, si contemplamos brevemente la trayectoria del grupo, estos dos primeros discos junto con el siguiente Ran’t & Rave with the Stray Cats (1983) son probablemente sus trabajos más completos y acertados.

Descarga Stray Cats – Gonna Ball

Posts relacionados:

Cat Club




Décadas y estilos

Música en Tránsito

agosto 2017
L M X J V S D
« Sep    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Comentarios recientes

frutasingular en La imagen de un final: Lynyrd…
frutasingular en Videoarte
org.uk en Coloquio con Jesús Franco sobr…
Desde Tránsito no nos hacemos responsables de los enlaces externos y os animamos a adquirir copias originales (siempre que podáis). Este es un espacio altruista para compartir y divulgar la cultura en el que esperamos podáis conocer cosas nuevas o sorpredentes.