Posts Tagged ‘Carne de fieras

28
Nov
09

“La noche de los girasoles” y una cierta tradición: lo rural y el honor

Escena de “Carne de fieras” de Armand Guerra

Tanto Cifesa como Filmófono son las productoras que mantuvieron la industria cinematográfica española “a flote” durante la compleja década de los años treinta. Cifesa mostraba un cine urbano donde las comedias al estilo Hollywood solían estar interpretadas por la estrella del momento: Imperio Argentina. Por otra parte, Filmófono, que tuvo como hombre fuerte a Luis Buñuel, creó, en general, dramas rurales. Todas ellas son películas populares que tuvieron un cierto éxito, según títulos, en las carteleras del país. A grandes rasgos, el cine realizado en esta época se caracterizó, principalmente, por el tratamiento del honor en la mujer y la muestra de una naciente modernidad protagonizada por la maquinaria. De esta manera, la virginidad de la mujer y su relación con el honor familiar fueron tratadas en obras como La aldea maldita (Florián Rey, 1930), cuando la mujer de un campesino en prisión toma la iniciativa y viaja en busca de un futuro mejor, terminando en una especie de bar de “alterne” de la época. La fascinación por la maquinaria  fue una constante que aparecía incluso en las denominadas “comedias de teléfonos blancos”. El bailarín y el trabajador (Luís Marquina, 1936) comienza con unos planos documentales seguidos de otros que perfectamente podríamos haber encontado en la distopía urbana futurista de la famosa película de ciencia ficción Metrópolis (Fritz lang, 1927). En este momento, es necesario destacar la película Carne de fieras dirigida por  el director de cine y agitador anarquista incansable Armand Guerra, cuyo nombre real era José Estivalis. La película que tratamos se desarrolla en el mundo del circo y en ella cabe destacar la aparición del primer desnudo casi integral en la historia del cine español realizado para salas comerciales -obviamente, no tenemos en cuenta la realización de cine porno erótico que se llevaba a cabo desde hace décadas-.

Sin embargo, el tema recurrente del honor es llevado a la pantalla de manera evidente por diferentes directores desde los inicios del cine hasta la actualidad. Una de las propuestas más interesantes del cine español de los últimos años viene de la mano de Jorge Sánchez-Cabezudo y su película La noche de los girasoles (2005). Un hombre solo huyendo a través de un campo de girasoles en mitad de la noche es el inquietante inicio de este “drama-thriller rural”. En esta película encontramos diferentes historias aparentemente independientes que se interrelacionarán de manera sorprendente gracias a un montaje sencillo pero muy interesante: “El hombre del motel”, “Los espeleólogos” y “Amós el loco”. El personaje de Amadeo, interpretado por Celso Bugallo, es un enclave indispensable para adentrarse en esta apasionante historia. Uno de los muchos temas tratados tiene como protagonista a éste, cabo de la Guardia Civil a punto de jubilarse y encargado del pueblo donde transcurre la acción.  Amadeo, que tiene una cordial relación con su hija Raquel (Nuria Mencia) y el marido de ésta Tomás (Vicente Romero), también miembro de la Guardia Civil, descubre que la aparentemente apacible relación de ambos no se desarrolla como parece, sino que Tomás está involucrado en un oscuro asunto de corrupción y desaparición. Pero, la actitud de Amadeo ante la historia se basa esencialmente en la protección de su hija y del honor de la familia que no debe quedar dañado ante los ojos de la gente. Así pues, esta  historia interna protagonizada por algunos de los personajes  ( Esteban -Carmelo Gómez-, Gabi -Judith Diakhate-, Tomás y Pedro -Mariano Alameda-) es ignorada por los demás. Gabi ha sufrido un intento de violación y todavía en estado de shock ha creído reconocer a su agresor. Las consecuencias serán fatales pero la verdad ya no importa desde el punto de vista de Amadeo, qué ha pasado no tiene ningún sentido cuando la lealtad y respetabilidad está en juego, por ello éste advierte a Tomás: “He dejado el cuerpo. No quiero oír nada, nunca. Y, sobretodo, ni se te ocurra decir ni una palabra a Raquel”. Ésta es una de las escenas con las que concluye “La noche de los girasoles”, un film que trasciende los géneros puros para situarse en una posición entre el cine negro, el drama rural, la historia de amor… o como el espectador quiera reconocerlo, ya que, si miramos el interior de esta historia,  los temas abordados son infinitos y tienen en sus orígenes todo el peso de la tradición cinematográfica española.

Anuncios



Décadas y estilos

Música en Tránsito

noviembre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Comentarios recientes

frutasingular en La imagen de un final: Lynyrd…
frutasingular en Videoarte
org.uk en Coloquio con Jesús Franco sobr…
Desde Tránsito no nos hacemos responsables de los enlaces externos y os animamos a adquirir copias originales (siempre que podáis). Este es un espacio altruista para compartir y divulgar la cultura en el que esperamos podáis conocer cosas nuevas o sorpredentes.