Posts Tagged ‘Loquillo

18
Feb
10

Loquillo: comentarios acerca de 30 años de carrera

“Tuve muchos nombres, me vieron con otra cara pero siempre fui yo marcando una línea clara” (Loquillo, 2008)

Portada del recién publicado recopilatorio de Loquillo

El fin de semana pasado me decidí a ir a Nueve Tragos, la sede oficial de Loquillo en Valencia. Sabía de su existencia aunque no su ubicación pero convencido de escribir sobre Loquillo -tomando como excusa la publicación del recopilatorio Loquillo – Rock and Roll Star (1980-2010)- pensé que sería bueno empezar bebiendo en una de sus sedes. Nueve Tragos es un pub perfectamente ambientado con casi todas aquellas cosas que conforman el amplio imaginario de Loquillo. Un cartel luminoso a la puerta, un coche de choque en la entrada, una jukebox, una mesa de billar y muchísimos cuadros y carteles. Portadas de discos en las paredes, singles y fotografías, carteles de cine clásico (Los Pájaros, La Ventana Indiscreta, James Dean, Humphrey Bogart…) y un enorme cuadro de Edward Hopper. Un espacio lleno con gente de todo tipo y, como no, suena una canción de Loquillo.

Nos acordamos en broma de su presentación de Compañeros de Viaje (2007): “Hola amigos. Este hoy es mi club privado…para mis amigos.” Mientras, combinan las canciones del Loco con M-Clan, con los Stray Cats, con Ariel Rot y con el último disco de Fito. Empieza un tema nuevo…tardo un poco en reconocerlo. Las dudas desaparecen cuando llega el estribillo: “Tuve muchos nombres, me vieron con otra cara pero siempre fui yo marcando una línea clara.” Es uno de sus últimos ejercicios de autoafirmación. Unos versos de Línea clara que ponen de manifiesto la conciencia que Loco tiene de sí mismo y de sus personajes. Fascinado por la imagen del pájaro loco, José María Sanz adoptó el nombre de Loquillo para encarnar, sin miedo a la contradicción, personajes distintos y antagónicos que dificultaran su encasillamiento.

La Mafia del Baile, Tiempos Asesinos y Arte y Ensayo; hay aproximadamente 10 años entre disco y disco.

Rocker seguidor de Eddie Cochran y Vince Taylor; crooner en la línea de Dean Martin, Tony Benett y Frank Sinatra; defensor de la tradición europea de Jacques Brel, Adriano Celentano y Johnny Halliday y amante de la cultura capaz de hacer dos discos de poesía con la inestimable colaboración de Gabriel Sopeña (La vida por delante (1994), Con Elegancia (1998)). La Mafia del baile (1985), Tiempos asesinos (1996) y Arte y Ensayo (2004) son tan sólo tres ejemplos de la heterogeneidad presente en la discografía de Loquillo ya sea en solitario o con sus Trogloditas.

En la nueva versión de The Man in Black –regrabada con videoclip incluido- con motivo de la publicación de Loquillo – Rock and Roll Star (1980-2010), Loquillo vuelve a rodearse de amigos; Calamaro, Jaime Urrutia y Bunbury con quienes ya grabó ¿Dónde estas? en el 2002. En esta versión Loquillo ha suavizado el sonido más country que tenía su versión original, así como las grabaciones en directo, apostando por un enfoque roquero más llano.

The Highwayman, una de las influencias decisivas de Loquillo

En el libro Un alto en el camino. Conversaciones con Loquillo (Juan Puchades, 2001), Loquillo recuerda la época en la que se marchó a vivir al país vasco dónde grabó Mientras Respiremos (1993), disco que incluyó El hombre de negro: “Mi influencia determinante en esos años es Kris Kristofferson, comienzo a escuchar sus discos, a leer sobre él, me doy cuenta de que existe un rock adulto: del tipo que ha vivido la vida y al que no hay nada que contarle. Es una referencia en mi carrera a la hora de hacer, y empiezo a descubrir a los cantautores country como Walylon Jennings, Willie Nelson, Johnny Cash… Tomo la actitud de Kris Kristofferson, aunque musicalmente me encuentro más cercano a Johnny Cash. De ahí que grabara El hombre de negro.” La puesta en escena del clip con tres cantantes fugados de la cárcel –más Bunbury en pantalla de móvil- en un paisaje desértico recuerda a The Highwaymen, el grupo que formaron los cuatro hombres citados: Johnny Cash, Willie Nelson, Waylon Jennings y Kris Kristofferson bajo la idea común de outlaw country.

A lo largo de estos treinta años, Loquillo ha sabido agruparse junto a sus compañeros, rodearse del talento de compositores y músicos como Sabino Méndez, Gabriel Sopeña, Carlos Segarra o Igor Paskual y Jaime Stinus –actuales miembros de la formación- para que le ayudasen a dar vida a sus personajes.  Sin ellos, su carrera no hubiera sido la misma ya que son autores –sobre todo Sabino- de un buen número de sus éxitos. Loquillo no ha sido nunca un extraordinario cantante, ni siquiera es músico pero sí un frontman poderoso y con ideas claras que ha sabido reunir talento en múltiples formaciones autoerigiéndose como líder de una generación.

Sin duda, Loquillo forma una parte importante de la historia de la música española y, a lo largo de estos 30 años, ha sabido evolucionar como artista sin quedarse anclado en clichés usados. Su último trabajo es Balmoral (2008), un disco que ha recibido grandes críticas de la prensa musical. Balmoral era un bar muy apreciado por Loquillo que ha sido recientemente cerrado y que homenajea con tristeza. El disco está marcado por un enfoque intimista, por la colaboración con Johnny Halliday y, para alegría del rock and roll clásico, por la participación de Carlos Segarra en soy una cámara.

Mientras tanto, Loquillo presta su imagen para el cartel del Festival de Cine de San Sebastián, produce obras de teatro, ejerce de productor en el documental de su pareja Mujeres en pie de guerra (Susana Koska, 2005) centrado en testimonios de la Guerra Civil y sigue colaborando con artistas como Kepa Junkera y grabando Que tinguem sort de Lluis Llach. Polémico como siempre, Loquillo sigue defendiendo a tantos nombres: Jaime Gil de Biedma, Luis Alberto de Cuenca, Ovidi Montllor, Pepe Risi, Paco Ibáñez además de los comentados y los que olvido… Para terminar, rescatamos a modo de resumen otra de las respuestas de Loquillo en Un alto en el camino. Conversaciones con Loquillo (Juan Puchades, 2001) marcada por su habitual seguridad en sí mismo.

“He grabado trece discos de rock and roll que han marcado a varias generaciones, y marcarán a más, dos discos de poesía, y vendrán más discos de poesía, es la primera vez que se juntan los dos extremos: un disco de jazz hecho por un tío que no sabe de música, que nunca ha aprendido a ser buen cantante y que defiende a muerte su personaje en cada momento, y encima tengo la capacidad de poder representar a personajes distintos.”

Posts relacionados:

Nueve Tragos: Loquillo a ritmo de swing

“Road Song”: Me & Bobby McGee

Anuncios
07
Dic
09

Recopilaciones Tránsito – Same Old Blues

Same Old Blues es un nuevo tipo de recopilatorio que añadimos a Recopilaciones Tránsito. Se trata de un recopilatorio dedicado al blues en el que tratamos de recoger una visión divertida y up-tempo de un género tan amplio. Hemos tenido en cuenta las peticiones hechas en la entrada de Groove 2.

Como siempre, son bienvenidos los comentarios y las sugerencias. Esperamos que os guste.

Descarga Recopilaciones Tránsito – Same Old Blues

01. Johnnie Johnson – Johnie B. Bad

02. Taj Mahal – Hello Josephine

03. Freddie King – Just Pickin’

04. Jeff Healey Band – Mess O’ Blues

05. Professor Longhair and Clarence Gatemouth Brown -Rockin’ Pneumonia and the boogie-woogie Flu

06. Albert Collins – Don’t lose your cool

07. Fito & Fitipaldis – Esta Noche

08. James Cotton, Junior Wells and Carey Bell – Who

09. Eric Burdon – Don’t ever let nobody drag your spirit down

10. Los Suaves – Burro Cansado Blues

11. Willie Nelson and Wynton Marsalis – Caldonia

12. Loquillo – Es la noche

13. Johnny Winter – Lone Wolf

14. Stevie Ray Vaughan – Rude Mood

15. ACDC – Whole Lotta Rosie

16. Platero y tú – Maldita Mujer

Descarga Recopilaciones Tránsito – Same Old Blues

11
Sep
09

“Road Song”: Me & Bobby McGee

Originalmente compuesta por Kris Kristofferson y publicada en su primer disco, Kristofferson (1970), Me & Bobby McGee es una de esas canciones interpretadas por multitud de artistas y que han terminado convirtiéndose en una canción popular. A mitad camino entre el country y el rock, Me & Bobby McGee se ajusta al imaginario americano del viaje y la libertad. Una buena y clásica historia de country contada a través de los lugares recorridos por carretera.

El éxito de Me & Bobby McGee llegó con la publicación de Pearl (1971). La versión que Janis Joplin hizo de la canción marcó las diferencias por su increíble forma de cantar y el disco en su conjunto se vio encumbrado comercialmente por la muerte de Janis antes de terminar el disco. Janis logró encontrar ese punto intermedio entre rock y country al que añadió también su forma bluesera de cantar. El éxito de Pearl y de Me & Bobby McGee hizo que el propio Kristofferson rebautizara su primer disco con una reedición titulada Me & Bobby McGee.

Aunque Janis Joplin le imprimió su estilo característico, la mayoría de versiones de la canción son directamente canciones de country. La narración de historias tan propia del género hizo que la interpretaran con chulería tanto Johnny Cash como Waylon Jennings y Willie Nelson además de Chet Atkins con su versión instrumental. Johnny Cash la interpretó de varias maneras pero en esta versión destaca, además de la presencia del hombre de negro, el walking bass bluesero que se desata al minuto de canción y que la convierte inequívocamente en rock ‘n’ roll. La versión de Waylon Jennings es un country más ortodoxo con sonido de lap-steel, el personal chicken picking de Waylon con su telecaster y reminiscencias del traqueteo del tren. Los principios en común de todos ellos y su calidad de forajidos y de personas al margen de la ley -proclamada con la etiqueta de The Outlaws– hizo que la interpretaran conjuntamente Kris Kristofferson, Johnny Cash, Willie Nelson y Waylon Jennings con su supergrupo The Highwaymen.

Pero las versiones de Me & Bobby McGee van más allá de la pertenencia a un estilo concreto. Jerry Lee Lewis la convirtió en un piano-boogie salvaje, Grateful  Dead la llevó a su terreno, Joan Baez la interpretó con una orquesta sinfónica y Roger Miller fue el primero en grabarla.

Loquillo también quiso darse el gusto cantandola en su disco Compañeros de Viaje con la solvente adaptación de su amigo Gabriel Sopeña.

Por último, pensamos que no sería justo no incluir la versión que Pink hizo en sus sesiones AOL con la única ayuda de un guitarrista. Su forma de cantarla, obviamente marcada por la versión de Janis Joplin, combina delicadeza y potencia con saber hacer y da como resultado una buena versión que sorprenderá a todos aquellos que -como nosotros- no conocíamos esta parte de Pink.

Descarga Kris Kristofferson – 16 Biggest Hits

Descarga Janis Joplin – Pearl (clave: http://soydelmonton.com)

Acordes Me & Bobby McGee

06
Jul
09

Nueve Tragos: Loquillo a ritmo de swing

                  Portada de la Edición Remasterizada de Nueve Tragos

 La idea de Nueve Tragos surgió durante los meses que viví en el piso 32 de la Torre de Madrid.

Dean Martin y cultura del cocktail, la vida mundana y cosmopolita, la importancia de las camisas hawaianas, Robert Mitchum, la música de nuestros crooners favoritos, Chet Baker y las Cavas del Jazz, el Clan de las Ratas, la vida en los casinos, La Habana precastrista, el mundo de los gangsters, las veladas transcurridas con los amigos de siempre, las tertulias sobre el cine con mayúsculas, Howard Hughes, las diferencias entre la tesitura de la voz de Jaime Urrutia y Serge Gainsburg, los paseos nocturnos por la Gran Vía, cenar en Korinto, recordar en Chicote el Madrid de Ava Gardner, las charlas con los barmans en Balmoral, y cómo no, ver a manecer mientras Tony Bennet canta a San Francisco.

(Loquillo, otoño 1999)

Dentro de la variada y extensa carrera de Loquillo, Nueve Tragos es, sin duda, uno de sus discos más singulares. Grabado en julio del 99 tras sus dos trabajos de poesía (La vida por delante y Con Elegancia) Nueve Tragos fue un proyecto arriesgado que Loquillo tuvo que grabar para la discográfica Zanfonía que quebró poco tiempo después de sacar el disco. Como el propio Loquillo reconoció, la etapa de 1997 a 1999 fue su infierno particular.

En Nueve Tragos (también nueve canciones) Loquillo profundizaba en su costumbre de construir personajes arropado por la orquesta de jazz de Jordi Pegenaute.  Con la intención final de presentar el disco en casinos al estilo de los crooners americanos, Loquillo grabó un disco que combinaba composiciones antiguas -las fantásticas Mis problemas con las mujeres y En Dino’s a las diez– con composiciones nuevas en compañía de amigos como Jaime Urrutia (Calidad de Vida además de rescatar Caray), Gabriel Sopeña (El día de San Martín), Carlos Segarra (Billy La Rocca) y Oscar Aibar (Torpedo). 

Nueve Tragos retrata una de las facetas más características de Loquillo, esas que sigue explotando. Su gusto por la cultura glamourosa -especialmente de EE.UU. pero también de Francia y del mismo Madrid-. Referencias al cine con Fred Astaire y Hitchock presentes, letras chulescas que irritarán a algunos y que harán sonreír a otros, ironía, trajes y entertainment con una formación clásica de big band que nos lleva a los años del swing y de los crooners.

No cabe duda de que uno de los principales atractivos de Nueve Tragos es la instrumentación a cargo de 18 músicos  con libertad para tocar. “Yo me he limitado a cantar. La verdad es que me siento muy cómodo en este registro.” Sección de vientos, piano, órgano, contrabajo, guitarra y claqué por el fondo de En Dino’s a las Diez. Se disfruta de la calidad de los músicos que encadenan solos y se aprecia el valor y el gusto de una artista capaz de pasarse al jazz, sólo durante Nueve Tragos, aunque sea para fanfarronear, ponerse sombrero y sentirse poderoso como front-man tal y como hacían el Clan de las Ratas.

Estamos de acuerdo con Loquillo en que este es una de las mejores cosas que ha grabado. Un disco que merece la pena escuchar pero que lamentablemente, -y parece que esto tenga que ser así- fue un fracaso de ventas que asustó a los seguidores de los Trogloditas y no logró atraer a nuevos seguidores en parte por los problemas de distribución que tuvo y que han propiciaron su reedición con la voz grabada de nuevo. La cantidad de ambientes que quiere aglutinar Nueve Tragos queda sintetizado de manera simple con una frase del mismo Loquillo: “es un alegato al nihilismo más bestia”

 

 Enlaces de interés:

Escucha Nueve Tragos

Cuando Loquillo quiso ser Sinatra (Efe Eme – Entrevista y repaso del disco)

 Vídeos:

Loquillo – Burning Love     Robert Gordon, Loquillo, Rebeldes – All By Myself

Loquillo – No bailes rock ‘n’ roll en el corte inglés 

 




Décadas y estilos

Música en Tránsito

enero 2018
L M X J V S D
« Sep    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Comentarios recientes

frutasingular en La imagen de un final: Lynyrd…
frutasingular en Videoarte
org.uk en Coloquio con Jesús Franco sobr…
Desde Tránsito no nos hacemos responsables de los enlaces externos y os animamos a adquirir copias originales (siempre que podáis). Este es un espacio altruista para compartir y divulgar la cultura en el que esperamos podáis conocer cosas nuevas o sorpredentes.